Brasil, vacaciones y familia: o mais grande do mundo

.

.

A Felicidade

Tristeza não tem fim
Felicidade sim

A felicidade é como a gota
De orvalho numa pétala de flor
Brilha tranquila
Depois de leve oscila
E cai como uma lágrima de amor

A felicidade do pobre parece
A grande ilusão do carnaval
A gente trabalha o ano inteiro
Por um momento de sonho
Pra fazer a fantasia
De rei ou de pirata ou jardineira
e tudo se acabar na quarta feira

Tristeza não tem fim
Felicidade sim

A felicidade é como a pluma
Que o vento vai levando pelo ar
Voa tão leve
Mas tem a vida breve
Precisa que haja vento sem parar

A minha felicidade está sonhando
Nos olhos da minha namorada
É como esta noite
Passando, passando
Em busca da madrugada
Falem baixo, por favor
Prá que ela acorde alegre como o dia
Oferecendo beijos de amor

Tristeza não tem fim
Felicidade sim

Tom Jobim

 

Tres poemas de León Felipe

 

¡QUÉ PENA!

¡Qué pena si este camino fuera de muchísimas leguas

y siempre se repitieran

los mismos pueblos, las mismas ventas,

los mismos rebaños, las mismas recuas!

¡Qué pena si esta vida tuviera

-esta vida nuestra-

mil años de existencia!

¿Quién la haría hasta el fin llevadera?

¿Quién la soportaría toda sin protesta?

¿Quién lee diez siglos en la Historia y no la cierra

al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha?

Los mismos hombres, las mismas guerras,

los mismos tiranos, las mismas cadenas,

los mismos farsantes, las mismas sectas

¡y los mismos, los mismos poetas!

¡Qué pena,

que sea así todo siempre, siempre de la misma manera!

 

SÉ TODOS LOS CUENTOS

Yo no sé muchas cosas, es verdad.

Digo tan sólo lo que he visto.

Y he visto:

que la cuna del hombre la mecen con cuentos…

Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos…

Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos…

Que los huesos del hombre los entierran con cuentos…

Y que el miedo del hombre…

ha inventado todos los cuentos.

Yo sé muy pocas cosas, es verdad.

Pero me han dormido con todos los cuentos…

Y sé todos los cuentos.

 

CONTADME UN SUEÑO

Ahora estoy de regreso, he llegado hace poco,

soy nuevo en la ciudad… Y esto quiere decir:

Me durmieron con un cuento…

y me he despertado con un sueño.

Voy a contar mi sueño, narradores de cuentos.

Voy a contar mi sueño.

Es un sueño sin lazos,

sin espejos,

sin anillos,

sin redes,

sin trampas… y sin miedo.

Escuela Nro.30: el querido barrio del Cerro

Esta vez fuimos a la escuela del Cerro. Conversamos con niños de los sextos años. Algunos altos, otros bajos. Miradas pícaras, miradas serias. Los diálogos también son disimiles. No dejan de sorprendernos. Hablamos del valor de la palabra y de la capacidad de ver las cosas como si fuera la primera vez. Habían leído “Crimen en el Puente Mauá”, compartían las preguntas del personaje. Las maestras me comentan que avanzan lentamente porque cada tramo de la novela les provoca inquietudes que se abren ante ellas para ser despejadas.  Antes de irme, me regalan una frase de Emily Dickinson. Yo les regalo un poema de la misma poetisa, que, como el personaje de la novela, Lucila Cienfuegos, se mete con los sueños.

Un sueño largo, largo, un ya famoso sueño…

Un sueño largo, largo, un ya famoso sueño,
que señales no da de que se está acercando el día,
pues no mueve ni un párpado el durmiente:
un sueño independiente y apartado.

 

¿Pereza como ésta se vio nunca?
En orilla de piedra,
bajo el calor, dejar pasar los siglos
y ni una vez mirar si el mediodía llega.

.

Mañana de lluvia en el Liceo Nro.50

.

Hace pocas horas visité el Liceo Nro.50, en el barrio Casabó, invitada por la Prof.Mónica Drafta. El bibliotecario, Mauricio, nos abrió la biblioteca y preparó un Power Point con paisajes de Kiyú. El tema de conversación: “Guidaí en la tierra sin tiempo”. Esta vez, no sólo encontré lectores, escuchas y participantes. Encontré escritores. El grupo ha hecho un trabajo de investigación sobre leyendas existentes en el barrio. Pude escuchar una de ellas que me prometieron dejar publicar en este blog cuando esté terminada. La idea es elaborar su publicación también. Porque junto a Mónica y Mauricio, descubren que como escribía el poeta Blas de Otero y cantaba Paco Ibañez, ellos siempre tendrán la palabra.

En el principio

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Blas de Otero

Día de la Poesía

..

.

Cuando era adolescente mi padre me regaló las Poesías Completas de Antonio Machado. Supo tener una dedicatoria que, la verdad, no recuerdo. El año pasado una amiga del liceo, Marisa, me lo devolvió y me habló de ella. Se había perdido junto a su primer hoja. Ella había agregado entre sus páginas una carta: “Este libro vuelve a las manos que corresponden, y aunque parezca mentira, él me ayudo a sobrevivir en los años más difíciles…”

La historia de la poesía es la historia de todos y cada uno de los libros. Este hizo la suya. Sus hojas gastadas y amarillas me la cuentan.  Como debe ser.

.

Parábolas

I

Era un niño que soñaba

un caballo de cartón.

Abrió los ojos el niño

y el caballito no vio.

Con un caballito blanco

el niño volvió a soñar;

y por la crin lo cogía…

¡Ahora no te escaparás!

Apenas lo hubo cogido,

el niño se despertó.

Tenía el puño cerrado.

¡El caballito voló!

Quedóse el niño muy serio

pensando que no es verdad

un caballito soñado.

Y ya no volvió a soñar.

Pero el niño se hizo mozo

y el mozo tuvo un amor

y a su amada le decía:

¿Tú eres de verdad o no?

Cuando el mozo se hizo viejo

pensaba: Todo es soñar,

el caballito soñado y el caballo de verdad.

Y cuando vino la muerte,

el viejo a su corazón

preguntaba: ¿Tú eres sueño?

¡Quién sabe si despertó!

.

Antonio Machado

.

Día de la Mujer

.

.

Este día internacional de la mujer, junto a muchas, afirmamos: “Soy mujer y construyo igualdad todos los días”. Comparto un poema de Gioconda Belli, poetisa nicaragüense, sensual, inteligente y protagonista de su tiempo.

.

Estoy viva como fruta madura…

.

Estoy viva

como fruta madura

dueña ya de inviernos y veranos,

abuela de los pájaros,

tejedora del viento navegante.

.

No se ha educado aún mi corazón

y, niña, tiemblo en los atardeceres,

me deslumbran el verde, las marimbas

y el ruido de la lluvia

hermanándose con mi húmedo vientre,

cuando todo es más suave y luminoso.

.

Crezco y no aprendo a crecer,

no me desilusiono,

ni me vuelvo mujer envuelta en velos,

descreída de todo, lamentando su suerte.

No. Con cada día, se me nacen los ojos del asombro,

de la tierra parida,

el canto de los pueblos,

los brazos del obrero construyendo,

la mujer vendedora con su ramo de hijos,

los chavalos alegres marchando hacia el colegio.

.

Si.

Es verdad que a ratos estoy triste

y salgo a los caminos,

suelta como mi pelo,

y lloro por las cosas más dulces y más tiernas

y atesoro recuerdos

brotando entre mis huesos

y soy una infinita espiral que se retuerce

entre lunas y soles,

avanzando en los días,

desenrollando el tiempo

con miedo o desparpajo,

desenvainando estrellas

para subir más alto, más arriba,

dándole caza al aire,

gozándome en el ser que me sustenta,

en la eterna marea de flujos y reflujos

que mueve el universo

y que impulsa los giros redondos de la tierra.

.

Soy la mujer que piensa.

Algún día

mis ojos

encenderán luciérnagas.

.

Charles Baudelaire II

EL ALBATROS

.

Por divertirse, a veces, suelen los marineros

cazar albatros, grandes pájaros de los mares,

que siguen, de su viaje lánguidos compañeros,

al barco en los acerbos abismos de los mares.

.

Pero sobre las tablas apenas los arrojan,

esos reyes del cielo, torpes y avergonzados,

sus grandes alas blancas míseramente aflojan,

y las dejan cual remos caer a sus costados.

.

¡Qué zurdo es y qué débil ese viajero alado!

Él, antes tan hermoso,  ¡qué cómico en el suelo!

Con una pipa uno el pico le ha quemado,

remeda otro, renqueando, del inválido el vuelo!

.

El Poeta es como ese príncipe del nublado

que puede huir las flechas y el rayo frecuentar;

en el suelo, entre ataques y mofas desterrado,

sus alas de gigante le impiden caminar.

..

Charles Baudelaire

CORRESPONDENCIAS

.

Naturaleza es templo donde vivos pilares

dejan salir a veces tal cual palabra oscura;

entre bosques de símbolos va el hombre a la ventura,

que lo contemplan con miradas familiares.

.

Como ecos prolongados, desde lejos fundidos

en una tenebrosa y profunda unidad,

vasta como la noche y cual la claridad,

se responden perfumes, colores y sonidos.

.

Así hay perfumes frescos como carnes de infantes,

verdes como praderas, dulces como el oboe,

y hay otros corrompidos, ricos y triunfantes,

.

de una expansión de cosas infinitas henchidos,

como el almizcle, el ámbar, el incienso y el aloe,

que cantan los transportes del alma y los sentidos.

.