Escuela Nro.2 de Melo

.

Comienza mayo y con él, como todos los años, una movida nacional en torno al libro. Los escritores recorremos escuelas y liceos realizando talleres y presentando nuestra obra. Para mí estos días son algo así como la prueba de oro. En un mano a mano con nuestros lectores, oímos sus opiniones. Con la sinceridad que los caracteriza nos interrogan, nos dan para adelante, nos transmiten sus vivencias durante la lectura. Aprendemos siempre algo.

Ayer estuvimos en Melo. Invitada por Ana Padilla, promotora de lectura infantil,  recorrimos tres escuelas. La primera fue la Escuela Nro. 2, “José Pedro Varela”. Ubicada en un espacio céntrico de la ciudad, tiene una construcción probablemente de principios del siglo XX. Calidez en las maestras. Curiosidad y avidez por conocer en los niños. Trabajamos con los sextos años apenas empezada la mañana.

.

Descubriendo a Paul Auster

.

.

Olvidé llevar un libro. Habíamos planificado un fin de semana de descanso y en los apuros de la salida se nos olvidó la infaltable novela de la mesa de luz. Así que lo compré en el supermercado: “Un hombre en la oscuridad”. Para mi sorpresa me encontré con una narración que se topaba con mis preocupaciones más profundas, esa inclinación del ser humano a hacerse una representación del mundo a pesar de los múltiples escenarios desconocidos y esa cierta ingenuidad para aceptar como verdades lo que en realidad son conocimientos provisorios. La muestra más aberrante de esa tendencia la vivimos en dictadura. El discurso monocorde, machacón y reaccionario de los militares que querían imponer una visión del universo hasta en las cosas más mínimas.

Esta novela nos invita a pensar el mundo en forma multidimensional. Los convido con un pequeño diálogo.

“¿Le resulta familiar el nombre de Giordano Bruno?

No. Nunca he oído hablar de él.

Un filósofo italiano del siglo dieciséis. Sostenía que si Dios es infinito, y sus poderes son infinitos, entonces debe haber un número infinito de mundos.

Me parece que tiene sentido. Suponiendo que uno crea en Dios.

Lo quemaron en la hoguera por esa idea. Pero eso no significa que estuviera equivocado, ¿verdad?

¿Por qué me lo pregunta? No tengo la menor idea de esas cosas. ¿Cómo voy a darle una opinión de algo que no comprendo?

Hasta que no se despertó el otro día en aquel hoyo, había vivido toda su vida en otro mundo. Pero ¿cómo podía estar seguro de que sólo existía ese mundo?

Porque… porque era el único mundo que yo conocía.

Pero ahora conoce otro mundo diferente. ¿Qué le sugiere eso, Brick?

No lo entiendo.

No hay una sola realidad, cabo. Existen múltiples realidades. No hay un único mundo. Sino muchos mundos, y todos discurren en paralelo, mundos y antimundos, mundos y sombras de mundos, y cada uno de ellos lo sueña, lo imagina o lo escribe alguien en otro mundo. Cada mundo es la creación mental de un individuo.”

(La fotografía es de un viejo hotel en desuso)

.

Crimen en el Puente Mauá

.

Este mes sale “Crimen en el Puente Mauá”. Se trata de una novela juvenil, de aventuras, que tiene como escenario la ciudad de Río Branco y el pequeño balneario de Laguna Merín. El personaje central, Mateo, se comunica a través de sueños con su abuela ya fallecida. Juntos podrán develar un crimen cometido hace treinta años. A este desafío se suman sus amigos, sus padres y la detective Lorena Perdomo.

Las ilustraciones son de Sebastian Santana y la publica Editorial Trilce.

.

Dibujos

 

el libro como alimento 014

 

el libro como alimento 013

 

El 11 de julio asistí a la Cooperativa Bancaria. El motivo: un concurso de dibujos sobre temas de Guidaí en tiempo de piratas. Como es habitual en esas actividades, leímos uno de sus capítulos. Hoy fue la presentación de los dibujos. Comparto dos de los que más me impactaron. Sus autores son Sofía y Pedro.