Guidaí en la Tierra sin Tiempo en Durazno

Guidaí sigue recorriendo ciudades, caminando nuestro terruño. Hoy estuvo en la ciudad de Durazno, representada por los liceales de esa ciudad en el local de AEBU.

Guidaí y Julia,  Néstor el antropólogo, Rosalba y su botiquín, Nahuel, el viejo de los perros, todos para recordarnos la importancia de la literatura infantil y juvenil.

This slideshow requires JavaScript.

Un enero de novela

Aproveché el fin de semana largo para terminar de leer “Viudas de sangre” de Daniel Chavarría, un uruguayo radicado en Cuba, al que leo desde los 80 cuando me encontré con su primera novela: “Joy”, un thriller político publicado en 1978  enmarcado en la guerra bacteriológica en las plantaciones de citrus de Cuba.

En “Viudas de sangre”, a través de tres personajes, el autor enfrenta tres cosmogonías, la de una aristócrata rusa, la princesa Olga Taraguina, seguidora de Rasputín; un negociante ateo y cubano, Eduardo Vélez Troych, cuyo único dios es el dolar, y una guajira cristiana, Chechita, viuda de Ángel Blanco, que como única biblia reconoce su manual de corte y confección. Sobre ella recae el rol de Sherlock Holmes al que deberá recurrir para desentrañar el asesinato de su marido.  La Rusia Zarista en decadencia, los negociados petroleros de principios del siglo XX y la ciénaga cubana son los escenarios donde se suscita la trama.   Se suma su dosis acostumbrada de picardía y erotismo.  No es nueva, fue escrita en 2004 y publicada en Uruguay por Alfaguara en 2009, pero es una buena forma de empezar el 2012.

Presentación de “Crimen en el Puente Mauá” en la Feria del Libro

.

El viernes 28 de mayo presentamos la novela juvenil “Crimen en el Puente Mauá” en la Feria del Libro Infantil, 2010.  A pesar de la poca luz, mi editora logró hacer estas dos tomas. Nos acompañaron con su música, Paula Rivas (guitarra), Juan Pereyra (órgano)  y Florencia Anzalone (flauta traversa).

Escuela Nro.30: el querido barrio del Cerro

Esta vez fuimos a la escuela del Cerro. Conversamos con niños de los sextos años. Algunos altos, otros bajos. Miradas pícaras, miradas serias. Los diálogos también son disimiles. No dejan de sorprendernos. Hablamos del valor de la palabra y de la capacidad de ver las cosas como si fuera la primera vez. Habían leído “Crimen en el Puente Mauá”, compartían las preguntas del personaje. Las maestras me comentan que avanzan lentamente porque cada tramo de la novela les provoca inquietudes que se abren ante ellas para ser despejadas.  Antes de irme, me regalan una frase de Emily Dickinson. Yo les regalo un poema de la misma poetisa, que, como el personaje de la novela, Lucila Cienfuegos, se mete con los sueños.

Un sueño largo, largo, un ya famoso sueño…

Un sueño largo, largo, un ya famoso sueño,
que señales no da de que se está acercando el día,
pues no mueve ni un párpado el durmiente:
un sueño independiente y apartado.

 

¿Pereza como ésta se vio nunca?
En orilla de piedra,
bajo el calor, dejar pasar los siglos
y ni una vez mirar si el mediodía llega.

.

Día del Libro en el Liceo de Atlántida

.

Invitada por el Prof. Carlos Faliveni, esta vez, fuimos al Liceo Nro.1 de Atlántida. Trabajamos con los primeros años sobre “Guidaí en la tierra sin tiempo”. Habían preparado una entrevista. Recibimos también  pergaminos firmados por cada grupo, uno de ellos con un proverbio hindú:

“Un libro abierto es un cerebro que habla;

cerrado, un amigo que espera;

destruido, un corazón que llora…”

Al finalizar, visitamos la biblioteca y recorrimos el lugar.

Hay, departe de la comuna y los canarios, tanto los jóvenes como los adultos con los que dialogué, un esfuerzo por rescatar la memoria de la zona. Cada lugar tiene su historia y cada historia su tiempo. En ese camino quieren seguir.

.

Mañana sin lluvia en el Liceo Nro.55

.

¿Contar o no contar nuestras vidas a través de la literatura? ¿Qué hay del escritor en cada personaje? ¿Qué hay de cierto en las novelas y qué no? Fueron algunas de las preguntas que presentaron los jóvenes del Licéo 55. Algunos son ni más ni menos que dilemas éticos o técnicos del escritor, otros, temas de debate en la crítica literaria. A la mayoría de las preguntas sólo podemos contestar desde la mirada personal a menos que queramos contribuir al pensamiento intolerante y dogmático. Sin embargo no deja de sorprender en estos talleres la capacidad de los jóvenes de identificar temas cruciales para la literatura desde sus orígenes. Temas cruciales que nos definen como humanos. Cuando la prensa habla sin cesar de la incidencia de la droga en nuestra juventud o de la violencia, uno no puede dejar de preguntarse por qué estos jóvenes sensibles, inquietos, en busca de respuestas que les permitan comprender el mundo que les legamos no cuentan en la lectura de las estadísticas de la misma manera.

Mañana de lluvia en el Liceo Nro.50

.

Hace pocas horas visité el Liceo Nro.50, en el barrio Casabó, invitada por la Prof.Mónica Drafta. El bibliotecario, Mauricio, nos abrió la biblioteca y preparó un Power Point con paisajes de Kiyú. El tema de conversación: “Guidaí en la tierra sin tiempo”. Esta vez, no sólo encontré lectores, escuchas y participantes. Encontré escritores. El grupo ha hecho un trabajo de investigación sobre leyendas existentes en el barrio. Pude escuchar una de ellas que me prometieron dejar publicar en este blog cuando esté terminada. La idea es elaborar su publicación también. Porque junto a Mónica y Mauricio, descubren que como escribía el poeta Blas de Otero y cantaba Paco Ibañez, ellos siempre tendrán la palabra.

En el principio

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Blas de Otero

Escuela Nro.132 de Melo

.

Terminamos la jornada en la Escuela Nro. 132. Con los niños de quinto año hablamos de “Guidaí en la tierra sin tiempo” y con los de sexto de “Crimen en el Puente Mauá”. Además intercambiamos impresiones sobre las dificultades y placeres de la escritura. Conversamos sobre el largo camino desde la primera idea del escritor hasta las manos, la mirada y el juicio crítico del lector.

.

Escuela Nro.135 de Melo

.



A media mañana le tocó a la Escuela Nro. 135, “Inspector Henry Ruiz”, también de Melo, Cerro Largo. Además de realizar el taller de literatura con los sextos años, visitamos el comedor y la huerta orgánica. Los niños comparten la responsabilidad con los adultos y juntos aprenden. Nos despidieron con una tarjeta de agradecimiento con este texto:

“Dicen que las alegrías cuando se comparten se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés, se achican. Tal vez lo que sucede es que, al compartir, lo que se dilata es el corazón y así se está mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen”.