Taller de literatura en el Liceo Nro.7


.

Ayer fuimos al Liceo Nro.7. Trabajamos en dos grupos de segundos años. El lugar: la biblioteca del liceo. Ambos grupos habían leído parte de “Crimen en el puente Mauá”. Con los dos tuvimos una charla fluida sobre las novelas de género policial pero también las potencialidades de la literatura para abordar y deconstruir rituales y percepciones de la realidad aceptadas desde las costumbres. Hablamos de la abuela, personaje de la novela, fiel representante de lo que fue la generación de los Beatles y los Rolling Stones en nuestro país. Hablamos de las disyuntivas éticas de sus hijos y de sus nietos. Pero fundamentalmente ellos se mostraron tal cual son. Una juventud que espera tener un diálogo fluido con los adultos desde sus más auténticas experiencias. Igual que lo hicimos nosotros.

Escuela Nro. 14: Corriéndose un poquito más que hay lugar

.

Hoy estuvimos en la Escuela Nro.14 ubicada en el Prado. La lluvia nos obligó a usar una sala no prevista, sin embargo logramos entrar todos. Simultáneamente se realizaba una clase de gimnasia y un taller de plástica para padres y alumnos. Allí entre mesas que desprendían colores e imaginación encontramos a Juana Paris. Enérgica y activa, hace un excelente trabajo de promoción de lectura. Lo que iba a ser un taller, se convirtió en una entrevista. El grupo de jóvenes lectores atentos hicieron preguntas agudas.  Uno de los quintos años preguntaba sobre “Guidaí en tiempo de piratas” y el otro sobre “Crimen en el puente Mauá”. Las maestras estimulan la lectura a diario y eso se nota en los resultados. Para mí fue un placer acompañarlos hoy.

.

La muy buena onda en la comunidad educativa del Liceo Nro 32

.

.

Hoy estuvimos con jóvenes de primeros y segundos años del Liceo 32. Hablamos de historia, de personajes, de verdad y de ficción. No necesito presentarlos, ellos mismos lo hicieron a través de notas escritas. La de Joana, Gimena y Florencia dice:

“En el Instituto Nro.32, ubicado en Carlos Roxlo entre Paysandú y Cerro Largo hay dos turnos: En el matutino concurren los 1ros y 2dos años y en el vespertino, los 3ros y los no oyentes.

Es pequeño e interesante porque cada uno de los alumnos que concurrimos nos podemos conocer mejor y nos da la ventaja de que no haya inconvenientes entre nosotros. Nos sentimos cómodos porque no existe discriminación, si a alguien le surge un problema se trata de solucionar…”

Loredana, Gonzalo y Gonzalo agregan: “En nuestro liceo hay clases para sordos y las instalaciones están preparadas para gente con discapacidades. El año pasado se hizo una remodelación y se construyó una biblioteca y se agregó un baño para discapacitados y rampas…”

Santiago dice “es un liceo chico y como es chico nos podemos conocer mejor… Tenemos cantina, baño, laboratorio, biblioteca, sala de informática, patio, también tenemos los mejores profesores”.

Nico agrega “tenemos muchos amigos, escuchamos música en las horas libres, jugamos guerras de papeles o de cualquier cosa…”

Y Santiago: “me gusta estar con amigos, agitar cuando gana nacional, tener hora libre, jugar al futbol”.

Un poco después, ellos mismos se definen así, “somos muy buena onda”.

Con esa misma impresión nos quedamos.

Escuela Nro.132 de Melo

.

Terminamos la jornada en la Escuela Nro. 132. Con los niños de quinto año hablamos de “Guidaí en la tierra sin tiempo” y con los de sexto de “Crimen en el Puente Mauá”. Además intercambiamos impresiones sobre las dificultades y placeres de la escritura. Conversamos sobre el largo camino desde la primera idea del escritor hasta las manos, la mirada y el juicio crítico del lector.

.

Escuela Nro.135 de Melo

.



A media mañana le tocó a la Escuela Nro. 135, “Inspector Henry Ruiz”, también de Melo, Cerro Largo. Además de realizar el taller de literatura con los sextos años, visitamos el comedor y la huerta orgánica. Los niños comparten la responsabilidad con los adultos y juntos aprenden. Nos despidieron con una tarjeta de agradecimiento con este texto:

“Dicen que las alegrías cuando se comparten se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés, se achican. Tal vez lo que sucede es que, al compartir, lo que se dilata es el corazón y así se está mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen”.

Escuela Nro.2 de Melo

.

Comienza mayo y con él, como todos los años, una movida nacional en torno al libro. Los escritores recorremos escuelas y liceos realizando talleres y presentando nuestra obra. Para mí estos días son algo así como la prueba de oro. En un mano a mano con nuestros lectores, oímos sus opiniones. Con la sinceridad que los caracteriza nos interrogan, nos dan para adelante, nos transmiten sus vivencias durante la lectura. Aprendemos siempre algo.

Ayer estuvimos en Melo. Invitada por Ana Padilla, promotora de lectura infantil,  recorrimos tres escuelas. La primera fue la Escuela Nro. 2, “José Pedro Varela”. Ubicada en un espacio céntrico de la ciudad, tiene una construcción probablemente de principios del siglo XX. Calidez en las maestras. Curiosidad y avidez por conocer en los niños. Trabajamos con los sextos años apenas empezada la mañana.

.