INAUGURACIÓN DEL SITIO DE MEMORIA DE TOLEDO

El 30 de agosto fue inaugurado el Sitio de Memoria de Toledo. El mismo había sido declarado Sitios de Memoria por la Comisión Nacional Honoraria de Sitios de Memoria (CNHSM), en su sesión del 6 de marzo de 2019. El predio ubicado cerca del Batallón 14 de Paracaidistas de Toledo, Canelones, en el que fueron hallados los restos de Julio Castro (2011) y Ricardo Blanco Valiente (2012) en fosas clandestinas.

El mismo fue solicitado ante la CNHSM por parte del Colectivo de Memoria de Toledo integrado por vecinas y vecinos de esa localidad quienes tienen como objetivo promover valores de paz, democracia, justicia social, participación y derechos humanos. Este colectivo también se movilizó para el reconocimiento oficial del que luego fuera denominado “Camino a la Memoria” por parte de la Junta Departamental de Canelones el 21 de setiembre de 2018, próximo al Batallón 14.

Los acontecimientos ocurridos en ese lugar son representativos de las prácticas violentas enmarcadas en el terrorismo de estado que marcó a nuestro país en tiempos de dictadura. La CNHSM entiende necesario salvaguardar el predio, crear las condiciones para su conservación, investigación, mantenimiento y divulgación de lo ocurrido con el propósito de resignificar nuestro presente a partir del conocimiento de lo ocurrido en el pasado.

El predio fue declarado Monumento Histórico Nacional el 2 de diciembre de 2014 por parte del Ministerio de Educación  y Cultura, a solicitud de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos y de la Secretaría para los Derechos Humanos.  Había sido entregado en comodato a la Intendencia Canaria por parte del Ministerio de Defensa Nacional en 2013.

Julio Castro, nacido en 1908 se graduó de maestro en 1927. Fue director de escuela, inspector de primaria, docente de Magisterio, activo impulsor de las Misiones Sociopedagógicas de 1945, fundador de la Federación Uruguaya de Magisterio, colaborador de UNESCO y periodista. Fue detenido el 1 de agosto de 1977 en la intersección de Rivera y Llambí. Estuvo desaparecido 34 años. Sus restos evidenciaron el trato violento al que fuera sometido. Alambres y ligaduras en las manos, fractura perimorten en costilla y evidencia del impacto de un proyectil en el cráneo.

Ricardo Blanco Valiente, nacido en 1938, fue funcionario de UTE en la ciudad de Mercedes y luego tuvo un almacén en el barrio de Sayago, Montevideo. Fue detenido en su domicilio de la calle Carlos Ferreira Odetto, el 15 de enero de 1979. Estuvo 34 años desaparecido. El análisis de sus restos reveló una fractura en fémur derecho, otra en una costilla derecha y una lesión por arma de fuego en fémur izquierdo.

Hallazgo en el Batallón 13

El 27 de agosto el Grupo de Investigación en Antropología Forense  ( GIAF) encontró los restos de, lo que suponemos, es un detenido desaparecido, en el ex Batallón de Infantería Blindado Nº 13 . Le sucederá una larga espera de la información sobre los estudios antropológicos y de ADN. Los Familiares de Desaparecidos estuvimos presentes.

NO A LA REFORMA, EL MIEDO NO ES LA FORMA

Lanzamiento de la campaña contra la reforma constitucional impulsada por algunos sectores del Partido Nacional y el movimiento Vivir sin Miedo que entre otras cosas propone allanamientos nocturnos y la creación de una guardia nacional integrada por militares.

PROYECTO BARRIOS: ENTRE LA MEMORIA Y LA COTIDIANEIDAD

Entre la Memoria y la Cotidianidad

Desde el 14 de diciembre de 2018 estará en la Fotogalería a cielo abierto del Espacio de Arte Contemoráneo la muestra “Cordón: Entre la Memoria y la Cotidianidad”. Se trata de un trabajo colectivo en el marco del “Proyecto Barrios” del Cdf que compartimos junto a Julia Peraza, Alejandra González y Esteban Leal, y que fuera coordinado por Nicolás Vidal. Se puede visitar con niños ya que la fotogalería forma parte del Espacio Cultural Miguelete que consiste en el Museo de Historia Natural, el Espacio de Arte Contemporáneo, una placita y una huerta orgánica. Entre los cuatro fotógrafos, desde diferentes miradas, intentamos buscar las diferentes identidades insertas en el territorio. Un lugar para disfrutar en las tardecitas de verano.

“Cosa de Mujeres”

Intervención Urbana en la Plaza Independencia

“Cosas de mujeres” es un proyecto fotográfico consistente en una intervención urbana de 43 gigantografías, impresas en vinilo autoadhesivo, que fueron colocadas en el entorno del Mausoleo de Artigas el 6 de noviembre y permanecerán allí hasta fin de mes. Se realizó en el marco del mes dedicado a la lucha contra la violencia de género en el entendido de que la desigualdad es su principal generadora. Cada una de las fotografías ha sido acompañada por un texto colocado al costado de la misma en el que la fotografiada manifiesta cuáles son las primeras medidas que tomaría si accediera al gobierno. En la selección, fueron excluidas aquellas mujeres que por ser militantes políticas, efectivamente pudieran ser candidatas a cualquier cargo de gobierno en las próximas elecciones de tal manera de que la muestra tuviera un carácter cultural y no político partidario. El segundo criterio de selección con el que nos manejamos las fotógrafas que integramos el Colectivo En Blanca y Negra  fue abarcar las diferentes edades, etnias, orientación sexual, profesiones u oficios y nivel económico de la población femenina uruguaya. Descontando estos dos criterios, cada una tuvo la libertad de elegir a quién fotografiar.

Para su ejecución, el proyecto contó con el apoyo de Cotidiano Mujer, el Municipio B, el Centro de Fotografía de Montevideo, la Asesoría para la Igualdad de Género de la Intendencia de Montevideo, la Bicameral Femenina, la Red de Equidad y Género del Municipio B y el Taller Aquelarre. También fue declarado de interés departamental por la Junta Departamental de Montevideo.

Nos proponíamos naturalizar la idea de que una mujer es presidenciable, lograr que más mujeres se postulen a los más altos escaños de la actividad política, fomentar la confianza de la ciudadanía en la capacidad de conducción de las mujeres y estimular el ejercicio integral de nuestra ciudadanía, visto que actualmente, en los hechos, somos electoras pero no elegibles.

Entendemos que en la actualidad, las mujeres ejercemos una ciudadanía parcial. Si bien no tenemos limitaciones legales para ser elegibles a los principales cargos del país, tenemos enormes limitaciones culturales. Algunas emanan de la división sexual del trabajo por el que las mujeres tendríamos “diferencias naturales” con los hombres y estas nos hacen más apropiadas para las tareas de cuidados y subalternas que para las tareas de gobernanza o liderazgos. Otra razón surge del llamado “techo de cristal”, aunque estadísticamente egresamos con mejores calificaciones de la universidad, sin embargo a la hora de promover a los altos cargos de las instituciones públicas y privadas, los que llegan primero son los hombres que al mismo tiempo luchan denodadamente por mantener esa situación de privilegio. También existe el prejuicio de que a las mujeres no les “interesa” y muchas, convencidas de que eso es así, lo dicen. Otro prejuicio es que muchas y muchos consideran que las mujeres deben acceder a cargos políticos por sus propios medios y capacidades. O sea, entienden que si las mujeres no accedemos a los primeros cargos es porque no lo merecemos. Esta visión niega la necesidad de políticas proactivas dentro de los partidos políticos, desde el Estado y desde la cultura.

Estas razones motivaron que para el 2014 se aprobara una ley de cuotas que garantizaba el 30% de los lugares a las mujeres. Norma que, recientemente, se extendiera sin fecha límite. Así y todo muchas de las elegidas tuvieron que ceder sus lugares a los hombres que las seguían en las listas por acuerdos previos. Sin embargo, esta ley permitió que el 20% de las bancas estuviera ocupada por mujeres. Algo nuevo en las elecciones de 2014  fue que por primera vez hubo una precandidatura femenina a la presidencia. También en los últimos tiempos ha habido mujeres que se postularon para ser secretarias generales en sus propios partidos. Sin embargo, en una población que se distribuye equitativamente entre hombres y mujeres, una participación política de un 20% sigue siendo insuficiente. Un debe de nuestra democracia es que el 50% de los cargos estén ocupados por mujeres y que estas accedan a la presidencia de la república. Entonces seremos una verdadera democracia.

Adriana Cabrera Esteve

Cosa de Mujeres / intervención urbana

Desde el 6 al 30 de noviembre estuvo instalada en la Plaza Independencia la intervención urbana “Cosa de Mujeres” realizada por el Colectivo de Mujeres Fotógrafas En Blanca y Negra que integro junto a Ana Casamayou, Estela Peri, Lilián Castro y Sandra Araujo. Aquí subo algunas fotografías del proceso de instalación y permanencia de la misma.