Ouro Preto, una ciudad sin escuadra

Ouro Preto es una ciudad universitaria brasilera. Una de las más grandes de la Estrada Real. Con olor a café y chocolate. En ella se avanza entre asimetrías, círculos, elipses, óvalos, sinuosos caminos y plazas. Maurits Cornelis Escher debió inspirarse en ella al dibujar sus escaleras e imagenes imposibles.

Diamantina y la Estrada Real

La Estrada Real o Camino de los Diamantes tenía como cometido unir los puertos de Brasil con las zonas mineras y por él trasladar oro, diamantes y esclavos en tiempos de la Colonia. Hoy ese conjunto de pueblos, a veces ciudades, han sido convertidos en lugares de recuperación del patrimonio histórico. Diamantina, Ouro Preto, Tiradentes son algunas de la ciudades muy bien conservadas mediante políticas dirigidas a la protección del patrimonio arquitectónico y urbanístico. Con diferentes formas de regulación se protegen fachadas, cartelería, calzadas, veredas e iluminación. Vale la pena verlos.

Feira do Mineirinho na Pampulha

El complejo arquitectónico que rodea la laguna Pampulha, diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer, fue declarado patrimonio de la humanidad recientemente. Por ese motivo la feria tradicional del Mineirinho en Belo Horiazonte redobla en estos días sus ofertas lúdicas.

Corinto cumplió 92

La pequeña ciudad brasilera de Corinto cumplió 92 años y lo festejó en grande con tres días de fiesta en la plaza principal. Situada en Minas Gerais, surgió al influjo del ferrocarril y hoy cuenta con cerca de 22 mil habitantes. Una ciudad de calor con monumentos sentados, calles tranquilas y gente hospitalaria.