PONENCIA EN LA PRESENTACIÓN DE LA PÁGINA WEB “SITIOS DE MEMORIA”

Presentación por Madres y Familiares

Para Madres y Familiares la memoria ha sido siempre uno de sus énfasis. Desde muy temprano se nos planteó la encrucijada de qué hacer con el dolor que nos producía la pérdida de nuestros seres queridos en condiciones tan brutales. Darle sentido a nuestro pasado, convertirlo en una fuerza transformadora y creadora del NUNCA MÁS, fue una de las principales motivaciones. Por eso, Memoria, verdad y justicia, palabras más, palabras menos,  ha sido siempre la consigna que impulsamos. Y desde un principio, en lo que refiere a la memoria,  lo que estuvo en disputa fue el relato de lo ocurrido. Qué podíamos y qué no podíamos recordar. Los sistemas dictatoriales quieren controlar todo y las mentes totalitarias también. La derecha uruguaya, civil y militar, ocultó los crímenes y ese fue el discurso dominante. La dictadura no reconocía haber asesinado ni torturado ni desaparecido ni robado personas y niños. En el marco de una fuerte censura de prensa, miles de uruguayos transcurrieron la dictadura sin saber lo que estaba ocurriendo en cuarteles, comisarías y centros clandestinos de detención.

Nuestra propia historia nos ha demostrado que la memoria es un campo de tensiones en el que se quiere instalar un relato hegemónico. Fue una forma de resistencia el oponernos al ocultamiento que nos imponía la derecha. Y fue progresivamente que la ciudadanía comenzó a saber, a través del boca a boca, inicialmente y luego a través de los medios de prensa que empezaron a hacerse eco de las denuncias. No voy a hacer el recuento de cómo fue el proceso hasta que llegamos al reconocimiento por parte del Estado de los crímenes de la dictadura. Basta decir que en el último gobierno del partido Colorado, cuando recién se empieza a admitir algunos de los crímenes,  se reconocían solamente los 24 desaparecidos en Uruguay y se omitía la responsabilidad sobre los crímenes cometidos en el marco del Plan Cóndor. La transición de la dictadura a la democracia parece “La historia sin fin”. Una sucesión de anécdotas, luchas, disputas por lo público y la creación de una nueva historia. Lo que está sucediendo ahora con las placas de reconocimiento a las víctimas, los robos y vandalizaciones, son un claro ejemplo del tironeo por la historia oficial que parece no terminar más. Es como la utopía, siempre se aleja un poco más.

Al mismo tiempo, qué recordamos, cuándo lo recordamos, cuándo lo hablamos, ha sido un esfuerzo que ha recaído fundamentalmente en las víctimas pero que también ha dependido de la creciente legitimidad cultural de las denuncias. Las denuncias sobre violaciones, por ejemplo, no parece casualidad que hayan salido a la luz pública en simultaneidad con la última ola feminista. Igualmente las denuncias sobre persecución a la comunidad LGTBI durante la dictadura, escasamente conocidas, van también de la mano de la dignificación de dicha comunidad en el presente. Como dice Elizabeth Jelin, en su libro “La lucha por el pasado”: “A menudo,  (sin embargo), pasados que parecían olvidados definitivamente, reaparecen y cobran nueva vigencia a partir de cambios en los marcos culturales y sociales que impulsan a revisar y reconocer huellas y restos a los que no se les había otorgado ningún significado durante décadas o siglos”.

Entonces las tensiones por la memoria, siempre en conflicto, han permitido avances pero también pueden experimentar retrocesos. Por eso quizá, la importancia que adquiere para nosotros lo tangible. La memoria escrita, en negro sobre blanco. La memoria que adquiere institucionalidad, que atraviesa los debates políticos y se expresa en los libros de historia y en hallazgos de restos, que se constituye en políticas de Estado o que se construye como sitios. Y fundamentalmente que crea cultura en el respeto a los derechos humanos, cultura humanista que sirva como garante de sistemas más democráticos y atraviese el conjunto de la sociedad.

En el caso de Familiares, tempranamente algunos compañeros visualizaron la importancia de impulsar el Memorial de los Detenidos Desaparecidos y el Museo de la Memoria, entre ellos, quiero hacer un reconocimiento, Silvia Bellizzi y Annabella Baldovino que trabajaron para la creación del Museo y a Javier Miranda que trabajó para el Memorial. Solo por nombrar a los compañeros de Familiares porque hubieron otros. Cabe también el reconocimiento a un grupo de ex presas políticas que también por esos años, vieron la importancia de escribir sobre lo vivido en “Memorias para armar” entre las que se encuentra nuestra compañera Elena Zaffaroni.

En esos momentos, los debates sobre este tema no eran vistos como relevantes. Pero todos esos impulsos fueron dándole a la memoria sobre el pasado reciente el lugar que luego iría tomando, sin desmedro del esfuerzo de los que hacíamos énfasis en otras áreas de la actividad en derechos humanos, como la búsqueda de la justicia y la verdad o la reparación integral.

En estos últimos años ha habido una movida importante en torno a los Sitios de Memoria. En parte aprendiendo de las experiencias de otros países pero también, por lo menos en mi caso, en la búsqueda de un nuevo lenguaje que dialogue con los sentidos. Creo que los Sitios de Memoria pueden convertirse en eso. En una experiencia transformadora. He tenido la suerte de conocer Sitios de Memoria o museos, como el Museo del Apartheid en Sudáfrica, o el de la Memoria y la Tolerancia en Ciudad de México, o las casas de Frida Kahlo y de León Trosky, también en México, o el ex DOPS de San Pablo, y debo decir que son más que lugares de memoria, son lugares de educación y de evolución del individuo. Lugares donde la investigación histórica y antropológica se mezcla con el arte para brindar una experiencia integral y transformadora en el escenario de nuestra propia existencia. Aspiramos a eso. A que los que visiten los sitios de memoria que crearemos salgan de esos lugares más sensibles, más humanos, más humildes, más conscientes de su pequeña humanidad. Y aspiramos a crear lugares abiertos y en diálogo con la comunidad e insertos en los procesos de investigación tanto de la Universidad de la República como de las instituciones del Estado que se dedicarán a esta tarea, como a las organizaciones sociales e individuos comprometidos con los derechos humanos.

Quiero destacar también que Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos  adhiere a la idea plasmada en la Ley 19.641 de que Sitios de Memoria son no sólo los sitios donde se registraron casos de prisión y tortura, sino también los lugares que, como el Memorial y el MUME, configuraron hitos en el proceso de construcción de la Memoria. También consideramos sitios los lugares de resistencia a la dictadura y a la cultura de impunidad. Entendemos que en este incipiente sistema de sitios de memoria debe haber un lugar para la memoria de lo hecho. Porque nosotros también hacemos la historia. Cada uno y todos.

Por último, quiero hacer también un reconocimiento a lo que hemos avanzado en estos aproximadamente cuatro años que llevamos trabajando juntos, desde las primeras reuniones en el Museo de la Memoria cuando nos repartíamos en talleres, unos para intercambiar sobre la ley de sitios que queríamos y otros para intercambiar sobre la estructuración de la red. Y a Marcos Carámbula que nos dio una buena mano presentando la Ley y respetando nuestros puntos de vista.

Tenemos que poner en valor lo que hemos logrado e ir por más.

Muchas gracias

Jazz a la Calle

“Jazz a la Calle” es un festival internacional de Jazz que integra Jam Sessions luego y clínicas previas a las actuaciones durante una semana, además de espectáculos callejeros en diferentes puntos de la ciudad de Mercedes. El movimiento cultural comenzó, hace 11 años, como una iniciativa ciudadana y fue recibiendo apoyos institucionales. Hoy cuenta incluso con una escuela de jazz. Convoca año a año a músicos nacionales e internacionales de buen nivel. Ayer terminó la experiencia 2018. Refrescante y sugerente este vínculo con la música que se crea pegadito a los adoquines de las calles y en el escenario de la Manzana 20. Vale la pena agendarlo para el 2019 y apoyarlo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Municipio B en Concierto

Ayer, las orquestas infantiles y juveniles de Uruguay se reunieron para finalizar el año en la Plaza Independencia. Así despedimos el 2015.

 

Proyecto MIDES: Acercamiento de la División Danza Contemporánea a la comunidad

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ayer en el Auditorio Nelly Goitiño, la División de Danza Contemporánea de la Escuela Nacional del Sodre presentó su muestra de fin de curso. Entre los trabajos estaba el Proyecto MIDES, un acercamiento de la danza a la comunidad. Una alegría.

Desde hoy Lugar Común en el Centro Cívico Costa Urbana de Ciudad de la Costa

Desde hoy se puede ver “Lugar Común” en el Centro Cívico Costa Urbana de Ciudad de la Costa. La muestra la instalamos el viernes pasado y hoy estuvimos ultimando algunos detalles. La Mesa Redonda sobre niñez y pobreza será el 25 de febrero a las 19hs.

1

3

2

4

7

5

6

invitacion lugar común nueva fecha